Principales causas de una Depresión | Equilibrio Emocional

Bienvenido otro martes más, ¡fiel a nuestra cita! Hoy vamos a abordar algunas de las posibles causas que han podido llevarnos a este estado, ya tan de la familia, de Depresión. Principales causas de una Depresión | Equilibrio Emocional:

Principales causas de una Depresión | Equilibrio Emocional
Principales causas de una Depresión | Equilibrio Emocional

Digo algunas, porque cada uno vivimos a nuestro modo particular y las cosas no nos afectan en idéntica medida. Algunas te sonarán, quizás esté tu causa, o puede que sea la suma de varias, o tal vez no te sientas reflejado en ninguna, «lo veremos, dijo un ciego».

Lo veremos, dijo un ciego.

Santi Iglesias – Profe de Lengua

Principales causas de una Depresión | Equilibrio Emocional

Si bien es cierto que en multitud de ocasiones se torna difícil localizar el foco exacto, en otras sí que hay algún motivo aparente por el que surge este desequilibrio mental. Vamos a ver algún ejemplo:


1- Depresión Endógena o Biológica


Depresión debida a factores hereditarios

Nuestra propia genética o biología pueden influir ciertamente en la posibilidad de padecer depresión en algún momento de nuestra vida. Generalmente asociada a otros factores que, a la suma, consiguen que se desencadene.

Pero esto no quiere decir que por tener antecedentes familiares, vayamos a caer en el desequilibrio sí o sí, no te generes otros trastornos por el hecho de temer que llegue en cualquier momento.

Vive el ahora y no te amargues por algo que no tiene por qué aflorar en ti. Además de las posibles causas, entra en juego nuestro modo de ver la vida, nuestros pensamientos, nuestra forma de ser….

En mi caso, sí tengo antecedentes familiares tanto de depresión como de ansiedad.

Pero soy una persona muy nerviosa (muy muy, si no se me nota a simple vista, estoy por dentro a mil) y sumado a mi baja autoestima (lo reconozco, desde siempre prácticamente), mis pensamientos negativos y distorsionados, me hacen seguramente buena candidata a perder el control.

Aunque en realidad, ha sido lo que ha acontecido durante la línea de tiempo de mi existencia y, sobre todo, cómo me lo he tomado, lo que ha conseguido hacerme caer por el precipicio.


Depresión por desajustes hormonales

¿Recuerdas las clasificaciones de los temas anteriores? (Consulta Clasificación general de las Depresiones y Tipos de Depresión más comunes)

Los trastornos perinatales: de angustia y del estado de ánimo, afectan la salud mental de mujeres que están embarazadas o que han dado a luz últimamente.

Las mujeres que tienen estos trastornos habitualmente pierden el dominio de sus emociones y su destreza para ejecutar las tareas diarias.

El trastorno disfórico premenstrual (TDPM): es una dolencia en la cual una mujer tiene síntomas de depresión graves, irritabilidad y nerviosismo anteriores a la menstruación.

Los síntomas del TDPM son más intensos que los que se observan con el síndrome premenstrual. Se refiere a una amplia variedad de síntomas físicos o emocionales que ocurren con más asiduidad en más o menos de 5 a 11 días previos a que una mujer comience su ciclo menstrual periódico.

En casi la totalidad de los casos, los síntomas cesan cuando empiezan, o poco más tarde de comenzar el periodo.


Depresión por Trastorno Afectivo Estacional(SAD)

Directamente relacionado con el curso de las estaciones y las horas de luz de las que disponemos. Normalmente acontece en los meses de otoño y sobre todo en invierno.

Vamos a poner nombre a alguno de los elementos participantes en este trastorno:


  • Ritmo circadiano: Los ritmos también conocidos como cíclicos, son cambios físicos, mentales y de comportamiento que siguen un ciclo de 24 horas. Estos procesos naturales reaccionan principalmente a la luz y la oscuridad y afectan a la mayoría de los seres vivos, incluidos animales, plantas y microorganismos.
  • Niveles bajos de serotonina: La serotonina es un neurotransmisor que se sintetiza modificando el aminoácido triptófano. Se encuentra en plantas y animales interfiriendo con muchos procesos fisiológicos.
  • Variaciones en los niveles de melatonina: La melatonina es una sustancia que producimos internamente, principalmente en la glándula pineal, ubicada en el cerebro. Se sintetiza a partir del triptófano, que se convierte en serotonina. Y esto, a su vez, después de algunas reacciones, eventualmente se convertirá en melatonina.
Principales causas de una Depresión | Equilibrio Emocional
Principales causas de una Depresión | Equilibrio Emocional

2 – Depresión Exógena o Psicosocial

Depresión por acontecimiento o suceso doloroso

Esta clasificación también la entenderéis perfectamente. Un desencadenante concreto, tanto de hace años como reciente, que supone un mazazo sentimental importante, puede sumirnos en una profunda depresión. Si es un trauma anterior, puede haber sido tan grave como para comprometer toda tu vida y la ayuda que necesitas será un tema serio, pídela de ipso facto.

En este ámbito entran los traumas infantiles provocados indirecta o directamente por el entorno en el que nos hemos criado, o accidentes traumáticos que no conseguimos superar, pérdidas de un impacto enorme, etc..

Por otro lado, hay acontecimientos relativamente recientes muy impactantes, que de seguro comenzarán por una gran tristeza, pero según como lo afrontemos, no necesariamente llevaran a un estado de depresión propiamente dicho.

Como te podrás imaginar, la pérdida de un ser querido, humano o no humano, asuntos laborales, económicos, las circunstancias en las que estamos viviendo ahora mismo y un largo etcétera; siendo factor localizado el suceso concreto, probablemente nos pueden hacer entrar en depresión.

El caso es que nuevamente, tengo que recalcarlo, nuestros pensamientos y cómo llevemos el suceso, influyen en un porcentaje destacable en que lleguemos a caer profundo o se quede en un momento que nunca olvidaremos pero que podemos sobrellevar.

En mi mente, pues… no sé desde cuándo, entre que me falla la memoria y que probablemente sea un cúmulo de cosas lo que me ha llevado hasta aquí, mi cerebro no difiere entre un suceso racionalmente triste y un percance sin importancia.

Digamos que mis pensamientos están totalmente errados, en prácticamente todo, por eso todo es tan negativo y tengo estos sentimientos de que de aquí no hay quien me saque.

Mi cabeza está tan vacía y tan llena la vez, que casi me obliga a decir eso de «Aaaay, con lo que yo era». Y la verdad es que tampoco se si pertenecen a la depresión, o son culpa de la ansiedad, o de las dos cogidas de la mano.

Pero se sale, ¡vaya! casi todo el mundo sale, o al menos aprende a conocerse y llevar las cosas por otro camino. Saldremos, en algún momento, tarde o temprano (esperemos que temprano) saldremos, te lo prometo.


Depresión por cúmulo de sucesos

Estamos ante, probablemente, la causa más común de todas. Aquí no se enfoca un sólo desencadenante, sino los acontecimientos de nuestra vida que vamos cargando hasta que llega el día en el que no podemos más y nuestro cerebro y cuerpo dicen ¡BASTA!

Y aquí entro yo, no tanto por haber llevado una vida trágica, ni mucho menos, sino por el modo en el que mis pensamientos interpretan las cosas que me suceden. Lo meto todo: infancia, adolescencia, amistades y relaciones sociales, relaciones sentimentales, estudios, trabajo, economía, entorno… todo todito.

No hay época en mi vida en la que no encuentre algo «deprimente».

La suma de todos esos sucesos, muchos inherentes al propio ser humano (otros enviados por el destino sólo para mí), los pensamientos distorsionados, la verdad que no es la real, la forma en que lo interpreto todo, etc. como nos pasa a unos cuantos, ha acabado por vencerme.

Aún cuando estando presentes ansiedad y depresión he continuado siempre con mi vida y mis responsabilidades, algunas me han resultado un gran esfuerzo. Los que estáis aquí dentro conmigo me entendéis, sigues adelante porque tienes que seguir, pero cada día cuesta más.

Hay jornadas en las que crees que no vas a poder con todo y, si no lo solucionas por ti mismo con el apoyo de profesionales, llega un punto en el que ya no puedes más y necesitas descansar por obligación.

Debes parar lo que era tu día a día para intentar concentrarte en ti y salir de esto sin distracciones y con el tiempo que necesitas.

Y centrarte en ti es muy difícil, tienes familia, quizás amigos, trabajo… tu entorno puede no entenderte o directamente no creerte. Entonces toca practicar para aprender a no dar tanta importancia a nuestro alrededor hasta que hallamos acabado de trabajar en nosotros.

Puedes tener apoyos con las mejores intenciones, pero quizás no saben cómo ayudarte y es normal. Por eso debemos convencernos de que somos responsables de nosotros mismos, igual que hemos entrado, tenemos que salir.

Tenemos millones de ejemplos de personas que se han superado a sí mismas, que se han conocido realmente, estando en nuestra situación o mucho peor.

Siempre empiezan con aquello de «yo estaba como tú» o «creía que era el fin y nunca saldría».

Lo mismo que cuando eres adolescente te aconsejan y ni caso, porque hasta que no te haces adulto no lo entiendes, y vas y se lo vuelves a soltar a otro adolescente, para que no haga caso y así entrar en un bucle espacio-temporal infinito y sin salida.


3 – Depresión Secundaria


Depresión derivada de otras enfermedades

Se trata de las dolencias crónicas habitualmente, especificando que, en ocasiones, son las propias alteraciones físicas que pueden producirse en áreas concretas cerebrales, como ocurre en el Padecimiento de Párkinson y Alzheimer, las que están claramente relacionadas con la depresión y, en otras, es el estrés y la angustia la raíz primordial.

Cáncer, diabetes, dolencias coronarias, epilepsia, esclerosis múltiple, lupus eritematoso, etc. son algunas que pueden ir ligadas a este difícil trastorno mental.


Depresión por efectos secundarios de medicamentos específicos u otras sustancias

En este punto no hay mucho que explicar ¿verdad?, se me haría imposible poner un listado de medicinas que puedan incidir en los estados depresivos como causa, ya que se incluyen incluso corticoides o anticonceptivos.

Así mismo, no todos los pacientes manifiestan estos efectos secundarios, o al menos no en la misma intensidad.

Sí, crean adicción, mono y ansiedad por si volverás a estar como antes cuando los dejes.


Depresión por adicción a medicamentos u otras sustancias

Incluyo esta sección porque, además de los medicamentos, recetados o no, las personas enfermas por otras sustancias, bien sea el alcohol, las diferentes drogas legales e ilegales o sustancias un poco más inusuales, también desarrollan enfermedades o desequilibrios mentales, como la depresión.

Estoy recordando un reportaje que vi hace años sobre los niños y adolescentes en las calles en Rusia, colocándose con pegamento… no hay palabras, hay cosas en este mundo que no se pueden procesar.

Como opinión personal, no sé si se cataloga así o no la verdad, al menos a pie de calle no; el alcoholismo, la drogodependencia y demás males cotidianos, son enfermedades, se ha perdido el control y necesitan tratamiento.

Depresión en personas de edad avanzada

Contrastando fuentes me he encontrado con este apartado en la web del MANUAL MSD, versión para público general, y he decidido incluirla en representación de todos esos grupos en riesgo e indefensión. Aunque, al margen de la edad, la situación económica, el entorno, etc., podemos simplemente ir distribuyendo sus tipos de depresión en las anteriores clasificaciones.

Es cierto que hay un cúmulo de factores que hacen que algunas personas de nuestra sociedad estén más expuestas a padecer enfermedades, como puede ser la depresión; y tal cual lo he encontrado os lo transmito:

  • La depresión afecta aproximadamente a una de cada seis personas de edad avanzada.
  • Algunos ancianos tuvieron episodios de depresión en etapas anteriores de su vida, otros los desarrollan por primera vez durante la vejez.
  • Algunas causas de la depresión pueden ser más frecuentes entre las personas de edad avanzada.
  • Por ejemplo, las personas de edad avanzada son más propensas a experimentar acontecimientos emocionales traumáticos que impliquen pérdidas, como la muerte de un ser querido o la pérdida del entorno familiar (como una mudanza del domicilio habitual).
  • También pueden contribuir otras fuentes de estrés, como los reducidos ingresos económicos, el empeoramiento de una enfermedad crónica, la pérdida gradual de independencia o el aislamiento social.
  • Los trastornos que pueden conducir a una depresión son frecuentes entre las personas de edad avanzada.
  • Entre estos trastornos se encuentran el cáncer, el infarto de miocardio, la insuficiencia cardíaca, los trastornos tiroideos, los accidentes cerebrovasculares, la demencia y la enfermedad de Parkinson.

MANUAL MSD, versión para público general

¿Por qué comencé un Blog sobre Equilibrio Emocional? | COMIENZO DEL VIAJE

CONTINUA EL VIAJE |



Anhedonia como síntoma de Depresión

  • Inhabilidad de percibir y apreciar placer, así como la merma del aliciente por las cosas.
  • Las personas que experimentan anhedonia pierden total incentivo por llevar a cabo actividades que solían aprovechar y tienen una menor medida para profesar placer.
  • Presentan una emoción profunda de apatía y desapego.
  • Es un síntoma esencial del trastorno depresivo mayor, pero igualmente puede ser un signo de otros trastornos de la salud mental.
  • Hay personas que experimentan anhedonia sin necesidad de soportar trastorno mental ninguno.

Deja una respuesta

error: ¡Mi contenido está protegido!
A %d blogueros les gusta esto: